El Reiki su origen y como sistema de sanación

14.09.2013 02:38

¿Qué es el Reiki?

Reiki es una palabra japonesa que consta de dos ideogramas donde REI significa "energía universal" y KI "energía de vida"; la traducción del sentido de la palabra Reiki significa Energía Universal de Vida.

Esta es una terapia alternativa cuyo objetivo es lograr la sanación natural a través del acercamiento de las manos del practicante hacia su objetivo con el fin de transferirle la "energía universal".

¿De donde viene?

El descubrimiento de esta práctica la hizo un monje japonés llamado Mikao Usui, durante un retiro espiritual a mediados del siglo XIX.

Posteriormente en 1922 Usui fundó "Usui Reiki Ryoho Gakkai", una organización en Tokio. Esta institución vigila la práctica y las enseñanzas del Reiki. Tiene su sede en Togo-Jinga, un local sagrado de Harajuko (Tokio). Usui fue el primer presidente de la Gakkai (organización) y su título era el de Sensei (profesor en japonés).

Después del devastador terremoto ocurrido en 1923, gran cantidad de personas en Tokio quedó gravemente herida, Mikao Usui Llevó el Reiki a la devastada ciudad y utilizó su técnica con los supervivientes.

En febrero de 1925, Usui construyó una nueva clínica fuera de Tokio, en Nakano. Su fama comenzó a extenderse por por todo el Japón y empezó a recibir invitaciones para dar cursos en ciudades y poblaciones alejadas.

El Reiki es un método de curación por imposición de manos que canaliza una energía universal de amor incondicional. La energía es transmitida imponiendo las manos en las articulaciones y en los centros energéticos (chakras). Una sesión puede durar entre 20 y 40 minutos. Las sesiones pueden darse también a distancia.

  El Reiki puede ser utilizado para variadas aplicaciones que incluyen personas, animales, plantas y situaciones. Del mismo modo, puede acelerar la sanación actuando en los planos físico, emocional, mental y espiritual. Es un excelente complemento de la medicina tradicional y puede ser utilizado a la par con otras modalidades.

El Reiki es una forma no invasiva de tratamiento.

 El Reiki nos ayuda a contactarnos con la esencia de nuestro Ser, permitiéndonos estar en sintonía con la parte más genuina de nosotros mismos, para llevarnos nuevamente al camino de nuestro origen, brindándonos un sentimiento de intuición con todo que nos hace encontrar en plenitud y amor por todo lo que existe.

 El hecho de transmitir energía a través de las manos nos conecta con nuestra misión primigenia, que es la de comunicarnos y desarrollar el Amor Universal. A su vez, esto nos religa con nuestra propia alma que es, en esencia, amor universal

  El acto de imposición de manos en el cuerpo para aliviar el dolor es tan antiguo como los instintos. Ante la sensación de dolor, lo primero que hacemos es llevar las manos hacia el lugar. Cuando un niño cae y se lastima quiere que su madre lo toque y se siente mejor enseguida.

 Esos actos tan sencillos son la base de todas las técnicas de sanación por el tacto. Los cuerpos vivientes irradian calor y energía. Esta energía es la fuerza vital propiamente dicha y tiene tantos nombres como civilizaciones han existido.

 Los japoneses la llamaron KI, y ésta es la raíz que aparece en la palabra REIKI. “Energía, aire, aliento, esencia vital... la energía activa del universo”...

Chi es una energía de tipo eléctrico que configura el organismo y determina su estado de salud. Cuando Chi o Ki abandona el cuerpo, la vida se separa de éste. Pero Ki es también la fuerza vital esencial de la tierra, los planetas, las estrellas y los cielos; todas estas energías influyen sobre el Ki de todo cuerpo viviente.

 Todo tiene Ki y lo irradia: es la energía biomagnética del aura.

En el sistema Reiki, la persona que ha recibido los alineamientos Reiki tiene abiertos los canales de energía y despejadas las obstrucciones por efecto de dicho alineamiento.

En estas condiciones, no solo aumenta su captación de energía vital mejorando su propio estado, sino que además participa activamente de la fuente de todo Ki universal.

Ciertamente, todos los seres vivos tienen Ki, pero los alineamientos Reiki conectan al que los recibe de una manera más directa con esa fuente inagotable.

En este momento resulta crucial asumir que sanar y curar son prácticas bien diferenciadas:

Sanar, del latín sanare, es restituir la salud perdida o contribuir a que un paciente recobre su salud, alterada por bloqueos energéticos o por desórdenes funcionales, ambientales, emocionales, etc.

Curar, del latín guarire, se practica en el ámbito médico y consiste en aplicar al enfermo remedios correspondiente a su enfermedad, que puede manifestarse por carencias, infecciones o disfunciones crónicas y eventualmente, puede incluir intervenciones quirúrgicas.

Con esto quiero dejar en claro la diferencia, Reiki no sustituye ningún tratamiento médico ni psicológico, acompaña. Apunta a la sanación del alma, esto puede traer el bienestar físico. Aquí nos encontramos con la gran pregunta, ¿quién enferma primero: el alma o el cuerpo?

Sólo por hoy, no te enojes, no te preocupes, sé agradecido, trabaja honestamente, sé bondadoso.

Tema: El Reiki su origen y como sistema de sanación

Fecha: 04.06.2015

Autor: MIRTHA GAETE ZUÑIGA

Asunto: REIKI

ES MARAVILLOSO ENTREGAR SANACION A QUIEN LO NECESITA YO HE HECHO REIKI A DISTANCIA Y ES UNA SENSACION SUBLIME...

Nuevo comentario